Prevención del cáncer de mama

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama no es una patología que se pueda pervenir. Sin embargo, el riesgo de padecerlo puede disminuir realizando ejercicio físico de forma regular (al menos 4 horas a la semana), evitando el sobrepeso y no consumir tabaco ni alcohol.

Junto con estas medidas preventivas es indispensable hacer una detección temprana asistiendo a control médico una vez al año, haciendo exámenes y autoexploración en casa una vez al mes.

Signos de alarma: engrosamiento de la piel, cambio de forma o de tamaño, secreción de líquido en el pezón, bultos internos, enrojecimiento, endurecimiento, protuberancias.